2013-06-28

Hellfest. Día 1. Six Feet Under

Gracias a un genial lector y colaborador de éste blog, aquí os dejo la crónica del concierto que Six Feet Under ofreció el primer día del Hellfest. Aunque no pude estar allí (coincidía con Avantasia), confío plenamente en el autor de esta fantástica crónica. Sin más dilación, aquí lo tenéis.


Del concierto que ofrecieron Six Feet Under al final del primer día de festival, sólo pude presenciar las últimas 3 canciones, por lo que me perdí grandes temas como Feasting on the blood of the insane o The day the dead walked, pero sin duda fue uno de los puntos álgidos de ese día. Cuando llegué a la carpa, sonaba la conocida Seed of filth, y me metí al medio del gentío sin dudarlo en busca de un poco de movimiento. El ex-vocalista de Cannibal Corpse, Chris Barnes, motivaba a los presentes gruñendo y gritando con entusiasmo, y pude desahogarme durante lo que quedaba de actuación en medio de un moshpit muy agitado. Después de continuar la actuación con Shadow of the reaper, la banda estadounidense dio fin a su set con un cover de Hammer smashed face, la conocidísima canción de Cannibal Corpse, provocando el alboroto del exultante público.

2013-06-27

Hellfest 2013. Día 1


Ya han pasado un par de días desde que el Hellfest francés cerró sus puertas, pero mi cuello y mi garganta todavía arrastran los efectos del brutal fin de semana que pudimos pasar en Clisson. Aunque el tiempo no se portó demasiado bien con los más de 112.000 metalheads allí reunidos, nada podía estropear el ambiente festivalero que reinaba en los prados de Val de Moine.

Casi diez horas de autobús separan Donosti de Clisson. Diez horas que se nos hicieron eternas, aun viendo DVDs de Iron Maiden, Immortal o Motörhead por el camino. Llegamos a las puertas del festival a las seis y media de la tarde del jueves, y nos preparamos para los tres grandes días que se nos venían encima. El viernes amaneció nublado, ni frío ni calor. Nada más entrar al recinto festivalero y ubicarnos un poco, nos dirigimos al Extreme Market, donde decenas de puestos de merchandising ofrecían miles de productos de todo tipo para el ya numeroso público. Pero el verdadero entretenimiento comenzó a las 12:15 de la mano de Berri Txarrak. Los chicos de Lekunberri ofrecieron un set cargado de exitos en el Warzone, desde los clásicos Denak ez du balio y Jaio.Musika.Hil hasta los más recientes Albo kalteak y Gure Dekadentziaren Onenean, que hicieron las delicias de los allí presentes. Gorka Urbizu y compañía estuvieron como en casa, actuando ante un público casi íntegramente euskaldun, Ikurrinas varías incluídas. Un comienzo genial para un festival increíble.

Berri Txarrak
Desde el Mainstage 1 nos llegaron los primeros acordes de Moonshine, señal de que los suecos Hardcore Superstar ya estaban encima del escenario principal. El animado combo de heavy/sleaze rock supo cómo hacer saltar y cantar a todo aquél que pasaba a echarles un vistazo, y ofrecieron una brillante actuación, aunque no pude verlo íntegramente, ya que mis bienamados Týr me esperaban en el Temple. Heri Joensen y los suyos descargaron todo su arsenal, y, en mi humilde opinión, nos brindaron uno de los mejores shows del día. Éste es el setlist que nos hizo cantar a gritos durante los cuarenta minutos que duró el concierto:
  • Flames of the Free
  • Tróndur í Gøtu
  • Shadow of the Swastika
  • Hail to the Hammer
  • Ramund Hin Unge
  • Hold the Heathen Hammer High
  • The Lay of Thrym
Heri Joensen, vocalista y guitarrista de Týr
Gran actuación de los faroeses, que nos tuvieron en el bolsillo desde el minuto uno, y que cumplieron sobradamente mis expectativas.

Después de una fuerte dosis de furia vikinga, Biff Byford y sus míticos Saxon amenizaban la fiesta en el Mainstage 1. No hace falta entrar en detalles, ya que todos conocemos cómo se las gastan los británicos en el escenario. Buena música y mejor ambiente a las tres de la tarde, justo cuando el sol comenzaba a hacer acto de presencia.

Unos metros separaban el Mainstage 1 del Mainstage 2, y fue en éste último donde los Hellyeah de Vinnie Paul, archiconocido batería de los aún más conocidos Pantera, salieron a escena. Su metal sureño sonó brillante en los prados de Clisson, casi tanto como lo hicieron Europe. Con Joey Tempest al frente, los suecos ofrecieron un buen concierto, aunque la mayoría de los asistentes aprovecharon para descansar, pero sólo hasta que sonaron las primeras notas de The Final Countdown. En ese preciso momento comenzó la locura: miles de personas corearon el himno del hard rock por excelencia, y fue el cierre perfecto para una actuación de buen nivel.

Los estadounidenses Testament siguieron con la fiesta en el escenario principal, seguidos por Whitesnake. No ví demasiado a David Coverdale y los suyos, ya que tampoco me entusiasman demasiado. A decir verdad, le tengo bastante manía a Coverdale, no preguntéis porqué. Así, nos dirigimos al Altar, donde los holandeses Asphyx repartían leña en forma de death metal por los cuatro costados. Lo mismo hicieron Kreator y Primordial en el Mainstage 2 y el Temple, respectivamente. Tanto los thrashers alemanes como los paganos irlandeses, que tuvieron un set más corto por problemas logísticos, ofrecieron sendos conciertos que me sorprendieron gratamente.

Donde no hubo sorpresas fue en el show de Twisted Sister. El escenario principal fue testigo de otro gran concierto de los hardrockeros americanos, y tanto nosotros como el propio Dee Snider nos lo pasamos bomba, tal y como demuestra el hecho de que, a petición del público, tocaron el clásico We're not gonna take it ¡¡TRES VECES!!. Mientras la fiesta se acentuaba, en el stand de firmas se reunían God Seed, con el ex-Gorgoroth Gaahl al frente. Al contrario de lo que pensaba, los noruegos se mostraron muy cercanos a sus fans, y no dudaron en hacerse centenares de fotos con los más acérrimos seguidores de la banda.

Helloween es una banda que me encanta, pero su actuación en el Hellfest francés no me gustó demasiado. Después del conciertazo que se marcaron hace un par de años en la sala Rockstar Live de Barakaldo, en el que me lo pasé bomba, lo que ví en el Mainstage 2 de Clisson me dejó bastante fría. En mi humilde opinión, no aprovecharon del todo los 60 minutos con los que contaban, "perdiendo" muchísimo tiempo intentando conectar con el público con coros insulsos. Hasta diez minutos se pasaron pidiendo a la audiencia que repitiera una estrofa que a la mayoría no nos sonaba demasiado, ya que pertenecía al nuevo álbum, Straight Out of Hell. En fin, se salvaron clásicos como Power, Eagle Fly Free o la final I Want Out. No hablaré de decepción, pero tampoco de un concierto brillante.

Pasadas las once de la noche, el público se repartía entre los animados británicos Def Leppard y los death metaleros suecos At The Gates. Indecisa, sin saber a cuál de los dos ver, pude ver algo de ambos, lo suficiente para decir que tanto los británicos como los suecos se marcaron unas actuaciones de gran nivel.

Uno de los platos fuertes del día, al menos para mí, era Avantasia. Tobias Sammet, junto con artistas de la talla de Amanda Sommerville y Sascha Paeth, saltaron al Mainstage 2 a la una de la madrugaba, para ofrecernos un show que no olvidaremos fácilmente. Presentando su último álbum, The Mystery of Time, Tobias Sammet, vocalista de Edguy y cerebro de Avantasia, dió inicio al memorable concierto con Spectres. Según avanzaba el espectáculo, varios artistas invitados hacían acto de presencia en el escenario. El primero de ellos fue Ronnie Atkins, vocalista de Pretty Maids, quién cantó The Scarecrow junto a Sammet. Más tarde saltaron al Mainstage 2 Michael Kiske (Unisonic, ex-Helloween), Bob Catley (Magnum) y Eric Martin (Mr. Big), quienes contribuyeron a hacer el show aún más increíble. Las primeras notas de Farewell nos pusieron la piel de gallina a todos los allí presentes, más aún con la preciosa voz de Amanda Sommerville a dúo con el pequeño gran Tobias Sammet. Éste último se encargó de todas las presentaciones y de poner un tono de humor entre canción y canción, desatando las risas del público. También fue el culpable de que el show durará dos horas en total, mientras el horario establecía que Avantasia disponía de 60 minutos. Ventajas de ser la última actuación, sin prisas ni ganas de acabar.

Avantasia, al final del show
La apoteósica recta final nos regaló himnos como Shelter From the Rain, Lost in Space y la final Sign of The Cross/The Seven Angels, con todos los artistas en escena (un total de 12 personas, entre ellos, ¡7 vocalistas!). Una manera redonda de acabar el día, y un conciertazo de 10. Éste fue el setlist:
  • Intro - Also Sprach Zarathustra
  • Spectres
  • Invoke the Machine (con Ronnie Atkins)
  • The Scarecrow (con Ronnie Atkins)
  • Prelude
  • Reach Out for the Light (con Michael Kiske)
  • Avantasia (con Michael Kiske)
  • The Story Ain't Over (con Bob Catley)
  • The Great Mystery (con Bob Catley)
  • Dying for an Angel (con Eric Martin)
  • Twisted Mind (con Ronnie Atkins y Eric Martin)
  • Farewell (con Amanda Sommerville)
  • Shelter from the Rain (con Michael Kiske y Bob Catley)
  • Lost in Space
  • Sign of the Cross / The Seven Angels (todos)
Así transcurrió el primer día del festival; próximamente publicaré las crónicas de la segunda y tercera jornada.